Skip to main content

La vida en Corella

Corella, es una ciudad del norte de España ubicada en la comarca de la Ribera Navarra a aproximadamente 90 km al sureste de la capital; Pamplona.

Esta localidad se distingue por su rica historia y la presencia de varios monumentos y edificios históricos notables, como la Casa de las Cadenas, el Museo de Arte Sacro, la Casa de Arrese, la Iglesia de San Miguel y del Rosario, así como la Casa de los Virto.

Dotada de una historia fascinante, una arquitectura impresionante, una cultura vibrante y una belleza natural cautivadora, Corella ofrece una experiencia única que fusiona la tradición con la vida moderna.

Este rincón de Navarra se ve rodeado de paisajes de gran belleza natural; campos de cultivo, olivares y extensos viñedos conforman un escenario pintoresco que se transforma con las estaciones, permitiendo sumergirse en la autenticidad y el encanto del lugar.

Historia y Patrimonio:

Con raíces históricas que se remontan a la Edad Media, Corella ostenta un patrimonio arquitectónico barroco impresionante. Recorrer las calles del casco histórico es como dar un paso atrás en el tiempo, con edificaciones admirablemente conservadas que cuentan historias de los siglos XVII y XVIII.

Cultura y tradiciones

Además de su patrimonio histórico, Corella es reconocida por su gran participación en eventos culturales y festivales, tales como la Semana del Barroco, las festividades en honor a la Virgen del Villar, la singular experiencia de la Semana Santa con procesiones que reflejan la devoción y espiritualidad de la comunidad, y las Fiestas Patronales en honor a San Miguel. La ciudad alberga una población diversa y una amalgama de tradiciones culturales que la distinguen en la región.

Gastronomía local

La cocina de Corella refleja la riqueza de la región, con una huerta variada y abundante en verduras como el ajo, alcachofa, aceituna, tomate y cardo, entre otros. Platos tradicionales como el cordero asado, los pimientos del piquillo, la tomatada, las cebollas madre o el cardo rojo, deleitan los paladares tanto de residentes como de visitantes. Los restaurantes locales ofrecen una mezcla irresistible de sabores auténticos, y la bodega de la zona invita a los amantes del vino y el moscatel a disfrutar de la producción local.

Mapa